Menu Close

La Chambelona: Discriminación universitaria en Cuba

Los cubanos hemos estado viviendo una nueva “coyuntura”. En medio de esta “coyuntura energética”, muchos cubanos no ahorraron energías en repudiar un texto discriminatorio de la Viceministra del Ministerio de Educación Superior (MES), María del Carmen Mesa Valenciano.

En el programa televisivo Mesa Redonda del 16 de septiembre de 2019, el gobierno cubano, en voz del Ministro del MES y jefe superior de la funcionaria, dio una respuesta “heroica” a todos los que impulsaron y firmaron una “epístola” de rechazo a las declaraciones de Mesa Valenciano.

Ministro de Educación Superior confirma política discriminatoria en las universidades cubanas

A los cubanos se nos ha elogiado la capacidad de enfrentar los problemas con humor y risas. Incluso el presidente nos lo ha ofrecido como buena receta para enfrentar la “coyunturalidad”. Por eso, lo usaremos como fórmula para analizar y evaluar el alegato de defensa del ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Lloidi.

Durante su alegato, el Ministro dijo al menos cinco falsedades, dos verdades relativas, y hasta una frescura.

Veámoslas paso a paso:

“(…) en los últimos días en las redes, un grupo de mercenarios que, de una manera u otra formaron parte o se sintieron parte de ese claustro y que el mismo claustro realmente rechazó, atacaron de manera deliberada [a Mesa Valenciano] — a raíz de una exprofesora del ISDi que por su propia vía realmente y por su actividad, sin lugar a dudas, marcadamente enemiga, se fue alejando de ese colectivo”, dijo el ministro.

Comencemos con la catalogación de mercenarios a los firmantes. De acuerdo al Código Penal Cubano vigente, un mercenario es una persona que con el fin de obtener el pago de un sueldo u otro tipo de retribución material, se incorporan a formaciones militares integradas total o parcialmente por individuos que no son ciudadanos del Estado en cuyo territorio se proponen actuar o el que colabore o ejecute cualquier otro hecho encaminado directa o indirectamente a lograr ese objetivo” (artículo 119).

Ninguno de los 14 firmantes originales de la Carta, forman parte de una formación militar de extranjeros, ni responde a intereses foráneos.

En el grupo destacan, de acuerdo a sus ubicaciones laborales actuales: 5 Profesores Universitarios, 3 Estudiantes de Doctorado, 1 Diseñador, 1 Editora, 1 Crítico de Cine y 3 Profesores separados del sistema de Educación Superior que permanecen en Cuba.

Saborido: “fueron expulsados y rechazados por su claustro” (FALSO).

Más de la mitad de los firmantes originales de la Carta, nunca fueron sancionados ni expulsados de los centros de Educación Superior cubanos.

El supuesto rechazo a los expulsados, al que hace referencia el ministro, se ha materializado en muchos casos en sentido inverso, con muestras de apoyo, en las que se reconoce el prestigio de los implicados, su decencia y entrega a su profesión

Les citamos tres ejemplos:

-la carta de apoyo al doctor René Fidel González García, firmada por ex secretarios de comités de base de la UJC de la Universidad de Oriente, ex presidentes de la FEU de las facultades donde daba clases y antiguos estudiantes, hoy profesionales en ejercicio en entidades estatales.

 

 

-también se pueden comprobar las múltiples muestra de afecto a la profesora Omara Ruiz Urquiola por graduados del Instituto de Diseño.

-hasta les traemos este fragmento de un acta de apelación del exprofesor de la Universidad de Camagüey, José Raúl Gallego, en la que se le reconoce que mantiene su “prestigio entre estudiantes y profesores”.

Saborido: … a raíz de una exprofesora del ISDi que por su propia vía realmente y por su actividad, sin lugar a dudas, marcadamente enemiga, se fue alejando de ese colectivo”, dijo el ministro. (FALSO)

De acuerdo a lo declarado por el Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDi) en su perfil de Facebook, la profesora Omara Ruiz Urquiola no ha sido ni despedida ni separada y mucho menos rechazada.

 

 

Si el ISDi no dijo mentiras, la modificación de su estatus laboral es parte de un proceso de cambios que vive ese Instituto y que afecta a otros 15 profesores. Nada tiene que ver con “irresponsabilidades laborales o actividades marcadamente ENEMIGAS”.

Saborido: “Eso por un lado provocó que un grupito de mercenarios, un grupito de llamados cubanólogos” (FALSO).  

Los 14 firmantes originales de la misiva en una semana habían arrastrado consigo más de 3000 firmas.

Dentro de esas firmas se encuentran las de reconocidas personalidades del mundo del arte, el deporte y la intelectualidad cubana.

Entonces va siendo un poco relativo eso de considerar más de 3000 personas como un grupito, mucho más si lograron articularse en una plataforma como change.org, bloqueada desde Cuba.

 

Saborido: “algunos ingenuos conscientes, que no son tan ingenuos y algunos ingenuos inconscientes que incluso requieren que trabajemos más con ellos”.  

Eso en buen cubano es una Frescura. El Ministro cuestiona las posiciones y capacidad de análisis de los firmantes, aun cuando algunos de esos posibles “ingenuos” probablemente acumulan más méritos académicos e intelectuales que él.

Saborido: “atacaron realmente un artículo de nuestra Viceministra Primera Marta del Carmen Mesa Valenciano, sobre lo que debía ser un profesor revolucionario”. (FALSO)

Ojalá el artículo de la Viceministra hubiese sido solo una fórmula o propuesta para convertirse en un profesor revolucionario. El artículo de Marta del Carmen Mesa Valenciano dictamina cómo debe ser un profesor universitario cubano, sin dejarle posibilidades de convertirse en otra cosa que no sea un activista del Partido Comunista de Cuba.

Fragmento del artículo escrito por la Viceminista y publicado en https://www.mes.gob.cu/es/noticias/ser-profesor-universitario

Fragmento del artículo escrito por la Viceminista y publicado en https://www.mes.gob.cu/es/noticias/ser-profesor-universitario

 

Saborido: “… le digo a estos señores que si algo tienen que hacer incluyendo a los cubanólogos, es estudiarse detalladamente lo que el pueblo de Cuba refrendó y quiso poner en esta Constitución”.

Los fundamentos políticos y sociales forman parte de lo que se denomina parte dogmática de la Constitución. Difícilmente puedan ser invocados ante los tribunales a diferencia de lo que sucede con los artículos que reconocen derechos.

Entre los artículos que sí pueden ser usados, están varios que legitiman el término “derechos humanos”, esos mismos derechos que la Viceministra cuestiona.

-Artículo 41: El Estado cubano reconoce y garantiza a la persona el goce y el ejercicio irrenunciable, imprescriptible, indivisible, universal e interdependiente de los DERECHOS HUMANOS.

-Artículo 42: Reconoce el derecho a no ser discriminado por razones lesivas a la dignidad humana.

-Artículo 54: Reconoce la libertad de pensamiento, conciencia y expresión.

-Artículo 64: Reconoce el derecho al trabajo de acuerdo a la elección y a la calificación.

Sin embargo, no seamos tan rudos con el ministro. Hay que reconocer que en su defensa de la subordinada, solo nos ha recordado lo que ya antes nos habían dicho, alto y claro, desde el Parlamento.

Saborido: “Nuestras universidades cubanas son ante todo instituciones de carácter público, porque en Cuba la educación superior es un bien público al acceso de todos”.  (RELATIVO)

Las instituciones de carácter público, financiadas con dinero público, no pueden discriminar a ningún usuario potencial por ningún motivo. La Universidad cubana admite estudiantes sin mayores restricciones, pero después se reservan el derecho de expulsarlos por sus posiciones ideológicas.

Por si no alcanzaran las pruebas o pudieran ser evaluadas como legítimos mecanismos de defensa…, el propio Ministro ha condicionado, recientemente, el acceso a uno de los servicios de la educación superior, los estudios de posgrado, a las cualidades político-ideológicas de los aspirantes.

Hay que reírse porque la coyuntura lo amerita. Hay que reírse porque sufriríamos mucho más si nos ponemos a pensar que han catalogado públicamente y sin pruebas a muchos cubanos decentes como mercenarios.

 

*En la producción de este material audiovisual contribuyeron:

José Raúl Gallego y Eloy Viera: Búsqueda de información y redacción:

Eloy Viera, Iván del Toro, Alejandro Ulloa y José Jasán Nieves: Guión y realización.

 

Si te interesa debatir sobre este y otros temas relacionados con nuestras publicaciones puedes unirte a nuestro canal y grupo de Telegram. 

La entrada La Chambelona: Discriminación universitaria en Cuba se publicó primero en elTOQUE.

Cuba

Leave a Reply

Your email address will not be published.